La Cubierta del Parque Arqueológico del Cerro del Molinete

Restos de la Cartagena romana /Imagen:Diario Regional La Verdad/2010

La convivencia entre el patrimonio arqueológico y la nueva arquitectura  pudiera ser un buen lema para aplicar a  los dos proyectos presentados  por los arquitectos Andrés Cánovas  y Nicolás Maruri en las Jornadas de Patrimonio Cultural que se están  celebrando durante este  mes de octubre  en distintos lugares de la Región de Murcia

La Cubierta para el Parque Arqueológico del Molinete de Cartagena y el Museo Argárico de Monteagudo, ya están en fase de ejecución y  han supuesto un desafío  de diseño arquitectónico, debido a la naturaleza y la importancia de los yacimientos con los que van a convivir y que van a ser  integrados  entre sus estructuras. Para Andrés Cánovas y Nicolás Maruri la cosa está clara, las arquitecturas de diferentes periodos  culturales pueden convivir, es más, se las ha de hacer convivir sin ningún tipo de complejo estilístico. La arquitectura contemporánea también es patrimonio cultural. En el   cerro del Molinete, no hay rehabilitación, lo que se realiza es una intervención con el objeto mejorar el área, pero con la condición de que la  nueva pieza instalada sobre el yacimiento ha de  tener su propia autonomía y su especial presencia

Callejero con las calles antiguas del Cerro del Molinete

El cerro convertido en prostíbulo,  en  “la Marsella española del siglo XX”, según Cánovas,  sufrió desde la década de los 80, una política municipal de derribos que fue pelando el cerro de infraestructura  y tejido urbano. Desaparecen a partir de entonces las calles Aurora, Morería Baja, Morería Alta, quedando solo la calle Balcones Azules salvada de las demoliciones. Con la desaparición de la morfología urbana también fueron desapareciendo retazos y el rastro histórico de la vida urbana sobre el cerro.

En 1977 dieron comienzo  las actuaciones arqueológicas en el cerro dirigidas por Pedro Antonio San Martín Moro, arquitecto municipal y arqueólogo. En 2010 el cerro, más activo que nunca, se presenta como una  gran caja de tesoros arqueológicos.  Cerca de 26.000 metros cuadrados que van camino de convertirse en un Parque Arqueológico de primer orden, referente nacional e internacional  por la potencia estratigráfica  con restos materiales y estructuras arquitectónicas  de gran envergadura,  halladas en un mismo lugar,  que permiten documentar todas la fases de poblamiento habidas hasta el momento en  la ciudad de Cartagena. Restos Púnicos, romanos, bizantinos, árabes, y de los siglos XVI, XVII, XVIII, XIX y XX. Confluyen en el mismo cerro. En palabras del director de excavaciones Jose Miguel Noguera, “el parque arqueológico más grande ubicado en el centro de una ciudad”.

Plano de los sondeos arqueológicos.1995-1996

La primera fase  del proyecto del Molinete de Cartagena va a poner en valor  para ser visitado los siguientes restos arqueológicos :

  • La palestra  de las termas romanas de la calle Honda que  es la  zona de recepción de los usuarios  que utilizaban  los baños  y donde se practicaba gimnasia. El suelo de la palestra, magníficamente conservado, es de  ladrillo en espiga .
  • El edificio del atrio, dedicado a la celebración de banquetes rituales, que tenía dos plantas.
  • Parte del foro, centro político, económico, legislativo y social de la ciudad romana.
  • Parte de lo que parece ser un templo dedicado a divinidades orientales Isis y Serapis
  • Y, un tramo de  calzadas y calles romanas que todavía conservan huellas de carros que por allí pasaban de modo habitual.

Entre los restos recuperados y que esperan la visita del público se encuentra también, uno de los elementos significativos y característicos  de las ciudades netamente romanas,  un sillar con un falo invertido  esculpido, que tenía carácter protector contra el mal de ojo y los malos espíritus.

El descomunal yacimiento requiere de un proyecto específico de acondicionamiento y ya está proyectada una cubierta que cubra pero que no encierre al yacimiento de época romana que se está excavando  y preparando para su puesta en valor en esta primera fase de apertura programada para el cerro del Molinete.

La cubierta de policarbonato, facetada, se superpondrá sobre el yacimiento  como una nube, que proyectará a través de su estructura de tres capas  la luz solar  tamizada y por la noche quedará iluminada con luz  fría / caliente. La nueva cubierta  de Cánovas – Maruri,   mantendrá los niveles de temperatura y humedad adecuados en el yacimiento del Molinete, sobre el que se elevará, vistiendo al mismo tiempo las paredes medianeras de los edificios adyacentes. En torno al sitio arqueológico, una escalera perimetral permitirá, al visitante contemplar todo el yacimiento integro, un moderno pasillo que seguirá el trazado que otros trazaron, en palabras de Cánovas, “hace 1900 años”. La cubierta diseñada bajo criterios de  sostenibilidad, ha sido planificada para reconvertir  en  un futuro sus piezas de policarbonato en placas solares, o para recoger el agua de lluvia y almacenarla para riego público.

Los arquitectos Cánovas y Maruri autores de este proyecto para el Molinete de Cartagena, afirman que la convivencia de las arquitecturas de diferentes épocas es posible, solo es cuestión de escala y de continuidad urbana. Son partidarios de generar espacios agradables al tiempo que se realizan las intervenciones para integrar las estructuras históricas en la vida cotidiana, donde todo reviva y conviva al tiempo, no les gustan los espacios inertes sin vida. El estudio Amann – Cánovas – Maruri se adjudica también la autoría del nuevo edificio bajo el que se encuentra, aún sin excavar, la curia de la Cartago Nova romana, edificio  que ahora funciona como centro de salud en Cartagena  pero que en un futuro  no muy lejano compartirá techo y espacio con el Centro de Interpretación de los 26.000 metros cuadrados del Parque Arqueológico del Molinete.

Anuncios

2 Respuestas a “La Cubierta del Parque Arqueológico del Cerro del Molinete

  1. Pingback: Estadísticas 2010 de labrujulazul.wordpress.com | labrujulazul

  2. Nada que ver la cubierta proyectada con la construida. Me parece un horror, un despropósito, la cubierta que han construido para cubrir los restos arqueológicos. Unas piezas que requieren de una sensibilidad y un tratamiento exquisito no pueden ser cubiertas por algo tan abominable. Ni un ingeniero hace esa barbaridad. Podría hacer un símil con los parasoles de la Plaza del Rey, o con el nuevo “hospital”… Gracias por destruir mi ciudad. Espero que mi nueva generación de arquitectos hagamos de Cartagena una ciudad HABITABLE.
    ¡Saludos!
    Guiomar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s