Jorvik Viking Centre “Un viaje al tiempo de los Vikingos”

Jorvik Viking Centre  es un museo de sitio situado justo en el centro de la ciudad inglesa de York. Jorvik guarda en su interior   un importantísimo yacimiento arqueológico vikingo, que ha sido  musealizado y recreado bajo tierra.

El yacimiento fue excavado durante cinco años y  la salvaguarda de los restos originó  un proyecto de conservación y de gestión cultural, muy novedoso, diferente a los modelos existentes a finales de la década de los  70 del siglo XX.  Ahora se  enmarcaría con naturalidad en la categoría de proyectos de Interpretación del Patrimonio, pero en 1984 cuando  el Jorvik Viking Centre  se abrió al público, los especialistas y los académicos lo examinaron con ojos muy críticos. Josep  Ballart lo calificó como  la sofisticación arqueológica al servicio del turismo y le dedicó un amplio espacio en su libro El patrimonio Histórico y arqueológico: Valor y Uso. La Conservación y uso del patrimonio histórico. Barcelona 2007:

-“El Jorvik Viking Centre está justo en el centro de la ciudad inglesa de York , en el barrio de Coppergate, su corazón histórico. Jorvik no conserva el vocablo “museo” en su denominación; lo ha perdido a propósito para poner en su lugar el más comercial de “centro”. Jorvik se presenta  al público como una atracción turística y cultural que rompe moldes. Sus gestores han escogido una manera distintiva de comunicar como quieren que se les reconozca y valore, que incluye por un lado, un mensaje comercial del tipo producto de consumo novedoso y atrayente, y por otro, la idea de poner al alcance de todo el mundo el sueño universal de hacer revivir el pasado.

Jorvik es, sin duda un museo de sitio de carácter histórico- arqueológico, levantado sobre un notable yacimiento alto medieval de enorme potencial para hacer comprensible la historia del lugar por medio de la interpretación de los restos arqueológicos descubiertos. Pero Jorvik presenta particularidades remarcables que lo diferencian de otros museos de sitio existentes. En primer lugar da a conocer en el contexto británico y europeo a  una civilización de la Alta Edad Media poco conocida, la civilización anglo- escandinava; en segundo lugar porque la pequeña ciudad vikinga de Jorvik, origen del York actual, ha sido excavada íntegramente y acondicionada para una visita nada convencional; y en tercer lugar porque la presentación del yacimiento al público rompe con la manera habitual de presentar la historia al público”-

-“ Para los arqueólogos, el yacimiento presentaba unos retos ineludibles: conservar in situ unos materiales perecederos una vez puestos en contacto con el medio ambiente, abordar con éxito la tarea de reconstruir un pasado a partir de las excepcionales evidencias que mostraba el yacimiento, y hacer comprensible y atractiva para todos los públicos la historia de Jorvik.”- (Ballart 2007)

En el área  de excavación que llego a extenderse hasta los 1000 metros cuadrados  trabajó un equipo de cerca de doce excavadores profesionales junto con estudiantes de todo el mundo. Arqueólogos aficionados locales, e incluso internos de las prisiones en régimen de semilibertad trabajaron día, noche y fines de semana. Este equipo desenterró los restos de todas las épocas del desarrollo de la ciudad de York, pero los descubrimientos más notables y revolucionarios fueron los de la época vikinga. 9 metros de  capas de turba húmeda preservaron a lo largo del tiempo  los restos orgánicos de los edificios de madera, los textiles de la ropa y zapatos de cuero, y  también restos de insectos, plantas, huesos de animales, huevos de parásitos humanos y polen; proporcionando pruebas de que dan información sobre el clima del pasado, la dieta, la salud, el campo y otras características del ambiente antiguo.Tras cinco años de excavación  en el yacimiento se hallaron:

  • 5 toneladas de huesos de animales, en su mayoría restos de alimentos consumidos a lo largo de los siglos.
  • Grandes cantidades de conchas de ostras – hasta hace poco tiempo un alimento barato y común.
  • 1000  tejas romanas y medievales, las tejas romanas fueron a veces reutilizadas para otros fines en la época posterior de los vikingos
  • Zarzas tejidas, utilizadas como materiales de construcción para hacer las paredes, caminos, y las pantallas
  • Madera utilizada para la construcción de materiales, tanto en la época de los vikingos como en los períodos posteriores  de la Edad Media
  • Escoria de metal – una prueba vital que muestra la tecnología a través de los siglos
  • Un cuarto de millón de piezas de cerámica,  que muestra que las tipologías que se hicieron y para que se utilizaron
  • Se tamizaron varias toneladas de suelo para recuperar los objetos más pequeños y las pruebas del medio ambiente microscópico, 2500 muestras de suelo fueron registradas para su posterior análisis, y 1000 muestras de maderas se reservaron para su conservación a largo plazo.
  • 20.000 objetos de interesantes formas individuales.

Ballart afirma que en Inglaterra, la época del boom de las excavaciones de urgencia, en los años 70, hizo aflorar un patrimonio considerable, aunque como sucedió en otros países, solo en contados lugares surgió  la oportunidad de sacar el máximo rendimiento al trabajo de investigación básico.

-“El York Archaeological Trust, que excavaba por encargo la antigua ciudad vikinga en Coppergate, se dio cuenta de que su trabajo suscitaba un gran interés entre la gente de York. No en vano los ciudadanos habían reaccionado contra la idea de destruir el yacimiento debido a las obras de unas grandes galerías comerciales y clamaban por su conservación. Por ello los arqueólogos no dudaron en reivindicar una solución conservacionista que rompiese con la práctica habitual en esos casos de transportar los materiales a un museo territorial y abandonar el yacimiento una vez estudiado. Para los arqueólogos, el yacimiento presentaba unos retos ineludibles: conservar in situ unos materiales perecederos una vez puestos en contacto con el medio ambiente, abordar con éxito la tarea de reconstruir un pasado a partir de las excepcionales evidencias que mostraba el yacimiento, y hacer comprensible y atractiva para todos los públicos la historia de Jorvik.

Tras un largo período de discusiones con las autoridades y con la empresa constructora de las galerías comerciales, se llego al acuerdo de que York Archaeological Trust recrease la ciudad de Jorvik en el mismo sitio donde había sido descubierta, es decir bajo el complejo comercial. Como explica Peter Addyman, director del Trust, se había de jugar a favor de la ciudad en  el sentido de reforzar su carácter de centro turístico y mostrar a los visitantes el origen vikingo del York moderno, y al mismo tiempo aprovechar la excavación para mostrar en el mismo lugar el proceso de investigación arqueológica; en definitiva, el papel de los vikingos en el desarrollo de la ciudad y el papel de los arqueólogos para dilucidarlo (Addyman y Gaynor; 1984, 10-11).

La empresa de los arqueólogos asumió el proyecto de recrear la ciudad bajo tierra. Para su financiación se recurrió al crédito bancario con el aval de algunos empresarios y el apoyo de la Oficina de turismo Británica. La gestión y explotación del nuevo recurso, el Jorvik Viking Centre, iría a cargo de una empresa privada que el Trust crearía a tal fin. El estudio económico inicial de viabilidad preveía que para obtener un resultado positivo y garantizar la viabilidad económica de la empresa se tendría que alcanzar una cifra anual de visitantes de alrededor de medio millón, contando que el precio del ticket de entrada al museo fuera de un valor equivalente a una entrada de cine y se pudiera explotar además una tienda.”- (Ballart,2007)

El diseño y la construcción  del Jorvik Viking Centre  se iniciaron en 1981 y abrió sus puertas al público  en 1984.  Desde ese mismo momento el Jorvik Viking Centre ayuda  al York Archaeological Trust a continuar su trabajo de excavación arqueológica y la investigación, y a difundir sus resultados, tanto para el público en general como para la comunidad académica.

-“Jorvik abrió en abril de 1984 y fue un éxito de público y de crítica, que valoró que sobre todo  lo que Jorvik tenía de espectáculo y de propuesta turística innovadora; no obstante la población arqueológica y museológica reaccionó con asombro y escepticismo. Un folleto conmemorativo de la inauguración del museo explicitaba sin eufemismos el sentido de la oferta que salía a la luz, de esta manera: -“Para ser viable comercialmente el centro tenía que ser atractivo y proporcionar al gran público un buen entretenimiento. Para satisfacer a los arqueólogos que excavaron Jorvik, tenía que mantenerse la integridad científica y académica. El resultado final es que el Jorvik Viking Centre ha sabido mantener el equilibrio entre el teatro y los hechos, y la mejor manera de caracterizarlo es que ofrece “un viaje al tiempo de los vikingos”.- (Ballart,2007)

LA VISITA

– “El viaje comienza a pocos metros bajo el suelo, relata Josep Ballart.Como quien camina hacia una estación de metro desde la boca del metro situada lado por lado de la entrada de unos grandes almacenes; asimismo, uno desciende hacia la ciudad que habita bajo el pavimento, donde le espera un “vehículo del tiempo” eléctrico sobre el que ha de subir para ser conducido a lo largo de la ciudad vikinga. El vehículo con su guía sonora incorporada, atraviesa rápidamente el túnel del tiempo pasando por distintas etapas de la historia del hombre representadas por sus correspondientes cuadros escénicos animados con maniquíes, hasta llegar a Jorvik. Allí el vehículo atraviesa una animada calle vikinga reconstruida fielmente detalle a detalle con materiales artificiales, de acuerdo con la evidencia arqueológica, con sus habitantes y animales domésticos y abundante uso de recursos ambientales: luz crepuscular, gritos, olores, charlas callejeras de fondo”-. (Ballart 2007)

-“Tras pasar el puerto fluvial se abandona Jorvik, así como el túnel del tiempo, para ir a parar, sin bajar del vehículo, a una zona donde se enseña una reconstrucción de la excavación con señalización concreta de los niveles estratigráficos y presencia del instrumental que utilizan los arqueólogos, puesta de forma que parezca que está en curso y que los arqueólogos acaban de salir del trabajo. Aquí se aprecian cimientos originales de madera de los edificios excavados, que una vez estabilizados han sido recolocados, si no en su sitio original, pues la excavación ha sido inutilizada, si muy cerca. Es una manera de mostrar al visitante que las escenas de “teatro de ópera” de la reconstrucción que se acaban de ver pasar no son un capricho de la imaginación del arqueólogo, sino que están fundamentadas en un exigente trabajo de investigación.”- (Ballart, 2007)

-“A continuación se pasa por un registro de la excavación y por el laboratorio, también reproducidos, cosa que da una idea del trayecto que siguen los restos de una excavación una vez exhumados. Para finalizar la visita, el público debe abandonar el “vehículo del tiempo” y pasar por una exposición convencional donde se muestran los principales hallazgos arqueológicos. Antes de volver a la calle, la tienda del centro ofrece al visitante la posibilidad de comprar un recuerdo de la visita.”- (Ballart, 2007)

LOS NÚMEROS

-“En sus primeros diez años de vida, El Jorvik Viking Centre, atrajo a siete millones y medio de visitantes y convirtió a la ciudad en un foco de atracción turística, reforzando el  atractivo de la antigua y famosa catedral de York. Desde el punto de vista gerencial también supuso un éxito, adjudicado al equipo de arqueólogos – empresarios.  El York Archaeological Trust  ( YAT)      se transformó en una unidad arqueológica con abundantes recursos que le permitió trabajar por todo el Reino Unido como una empresa de servicios arqueológicos firmemente sustentada por una base empresarial sólida(…).”- (Ballart, 2007)

El JORVIK VIKING CENTRE se convirtió tempranamente en palabras de Josep Ballart, 2007 en  un paradigma museológico con la arqueología como fondo.

-“(…) En York se juega con un gran contraste que proporciona la existencia de una ciudad encima de  la otra.  La de arriba es la ciudad moderna, el centro de la cual se ha transformado en un área de negocios enmarcada por galerías comerciales, paradigma y compendio del mundo moderno consumista.(…) Por debajo la ciudad de hace mil años se nos aparece perfectamente recreada, con sus habitantes de cartón-piedra inmersos en sus vidas cotidianas, los cuales también acuden al mercado que se abre en el centro de su reducto urbano apretado de calles de tierra, casas de madera y empinados techos de paja. Este contraste de proximidad física facilita las cosas a Jorvik. Los clientes de las galerías comerciales tienen la oportunidad de cambiar de ruta al salir de las tiendas y, en vez de volver a casa, bajar a los niveles del subterráneo para emprender un viaje en el tiempo durante el cual podrían pasear en coche eléctrico por una ciudad de sueños. Los turistas y los escolares también tropiezan con el colorista reclamo sin abandonar el núcleo peatonal del centro de la ciudad.”- (Ballart 2007)

Jorvik  ha evoluciona con los años y continúa sus investigaciones sobre los restos hallados en el sitio, 16 años después  y gracias a los nuevos resultados obtenidos sobre la época vikinga  de la ciudad de York crea el nuevo JORVIK, que abre sus puertas 07 de abril 2001.  En él los visitantes pudieron acercarse, aún más, a la comprensión de cómo era la vida para los habitantes de Jorvik a las 5:30 pm del 25 de octubre del año 975.

El museo se mantiene vivo y actualizándose constantemente integrando en su proyecto, expositivo e interpretativo, los nuevos avances tecnológicos y audiovisuales que van apareciendo  para facilitar al público el conocimiento en los avances de las investigaciones que continúan activas. En 2006 abre una nueva galería en la que pueden contemplarse más de 800 objetos de los encontrados en la excavación de la antigua ciudad vikinga Jorvik en Coppergate, y se incorporan holografías de  fantasmas vikingos  que cuentan su vida en la ciudad. En  2010 se abre, bajo un suelo de cristal, una recreación  de  una  parte de la ciudad excavada, permitiendo así, que el público que transita por las galerías comerciales puede contemplarla libremente.

En estos 27 años de vida el York Archaeological Trust  ( YAT) también ha ampliado su gestión sobre otros espacios  vinculados al proyecto original,  espacios como DIG  que organiza actividades, eventos y exposiciones vinculados con la arqueología.

BARLEY HALL es una casa medieval, Redescubierta en la década de 1980 bajo una fachada relativamente moderna, el edificio ha sido restaurado a su esplendor original y abierto al público.

La MICKLEGATE BAR (Barbacana) es una de las cuatro puertas  de entrada a la ciudad de York, construida en el siglo XII, restaurada y abierta al público. la puerta cubre el camino hacia el sur   y su nombre  quiere decir “Calle Grande” en nórdico antiguo .

El Festival Vikingo  de Jorvik que se celebra cada año del 11 al 19 de febrero.

FUENTES:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s